Suplementación con sulfato ferroso y ácido fólico para gestantes y puérperas

La gestación tiene una alta demanda de los nutrientes de alta calidad en especial de micronutrientes, por lo que se requiere una alimentación adecuada y balanceada, además del uso de suplementos multivitamínicos.

Si no se cubre esta alta demanda de hierro, podría causar efectos perjudiciales a la gestante y al feto, entre ellos el retardo del crecimiento intrauterino o bajo peso al nacer. El feto depende de la sangre de la madre y la anemia puede ocasionar un crecimiento fetal deficiente, un nacimiento prematuro y un niño de bajo peso al nacer.

http://www.midis.gob.pe/dgsye/evaluacion/documentos/Intervencionesefectivasennutricion.pdf

Los requerimientos de hierro durante la gestación se incrementan considerablemente durante el segundo y tercer trimestre, tanto por la expansión de la masa eritrocitaria como las necesidades del feto y la placenta, tal como se observa en la siguiente gráfica:

 

e

Fuente: ILSI – Conocimientos Actuales de Nutrición, Sétima Edición pp 301

 

Estas necesidades no se llegan a cubrir por medio de la alimentación por lo que es indispensable el uso del suplemento del hierro, en nuestro país el Minsa brinda el suplemento de hierro combinado con ácido fólico en tableta, que contiene 60 mg de hierro elemental y 400 µg de ácido fólico.

La dosis que recibirá la gestante será dada por el personal de salud que brinda la atención integral a la gestante. El inicio de la suplementación es a partir de la semana 14, hasta los 30 días después del parto.

1

Si en caso se iniciara después de la semana 32, esa dosis será duplicada.

2